30/06/2006

Adios a la guerra sucia... de verdad adios?

Y bien, ya nos aventamos alrededor de medio año escuchando barrabasada tras barrabasada de nuestros candidatos presidenciales. Usted señor ciudadano, ¿podría decirme al menos 10 propuestas de cada uno de los inmaduros señores esos que se hacen pasar por pretendientes a la contienda de Presidente de la república?
No se esfuerce, no trate de ir a la página de su candidato (o payaso) preferido, finalmente el que nos gobierne en los próximos seis años se va a encontrar con el mismo escenario caótico que estamos viviendo.
Ahora bien, ¿podría usted decirme al menos 10 insultos que cada uno de los candidatos sacó por esa boca llena de promesas para referirse a sus contrincantes?
Por favor no los piense mucho, pueden contaminar su cerebro con confusión, rencor, odio, información falsa o algun otro flujo dañino para su cerebro y su decisión de voto este próximo dos de julio.
Es necesario señalar que en toda mi corta existencia (cinco sexenios y cuatro de los que me acuerdo) no había visto tanto uso mediático para ofender al otro, tanta porquería que menospreciaba a su electorado sin ofrecerles qué pensar o cómo decidir correctamente. De verdad piensan que somos idiotas -ojo, no es una pregunta- o que los mexicanos somos demasiado ignorantes (como se demostrará este 2 de julio) para votar por candidatos que solamente se empeñaron en demostrar quien era peor o quien demostraba más estúpidez. Y si bien el PRI antes hacia trampa o tenía sus elecciones ganadas por dedazo, nunca presentó un espectáculo de esta naturaleza.
Es necesario que los mexicanos exijamos a nuestras autoridades electorales y a los medios de comunicación que dejen de presentarnos o que al menos regulen este tipo de campañas nocivas para la imagen de los candidatos y del pueblo mismo ya que lo único que generan es una división de gente que no va a votar con el cerebro o ni siquiera con el corazón sino con las tripas.

Todavía nos falta ver la reacción de los perdedores este dos de julio. Esperemos que la civilidad reine (al igual que la transparencia en el IFE), cosa que dudo ante el panorama que crearon los medios y estos cirqueros que llamamos candidatos presidenciales®.
Sumado a ello me gustaría mandar un agradecimiento especial a Televisa y TV azteca por presentarnos tanta basura y hacer el mínimo esfuerzo por hacer pensar al electorado. Que si bien, Decisión 2006 fue una excelente idea, terminó siendo opacada por los spots nocivos (que dejan mucho más dinero) y el tiempo que dedicaron al debate, a la propuesta de ideas, a ayudar a construir una mejor campaña y ciudadanos más informados creo que logró todo lo contrario.

Por último creo que la responsabilidad no nada más recae en estos factores señalados sino también en NOSOTROS, creo que también tenemos los medios que nos merecemos y los candidatos que nos merecemos porque queremos, porque seguimos siendo un pueblo agachado, que no reclama, que no exige ni se expresa y que además de todo tiene una selección de fútbol que juega muy bien pero que no sabe concretar.

Me gustaría decir que voy a votar por alguien que me representa o que al menos va de acuerdo con mis ideales de lo que deseo y quiero como país. Por ello no voy a votar por ningún cerdo de esos que se peleron menospreciándo nuestra inteligencia y nuestras ganas de hacer un país con mejor gente.

3 comentarios:

drneon dijo...

Bien por el nuevo Podcast amigO!

Ojalá este fin de semana haya puro

Peace AMLOve!!

Ibelin no Balian dijo...

La guerra sucia terminará cuando el Tribunal Electoral declare un ganador, porque así como van las cosas, esto se va a ir a juicio :S

Eso es lo que sucede cuando los ciudadanos no participamos en la politica.

Eratóstenes Horamarcada dijo...

No veo que haya finalizado la guerra sucia. Creo que el PAN no quedará contento hasta acabar con López Obrador, pero la ciudadanía se está encargando de impedirlo.
Saludos desde Torreón.